logo iai

Sistemas socio-ecológicos

El enfoque de sistema socio-ecológico descansa en la noción de que las fronteras entre los componentes sociales y los componentes ecológicos de los ecosistemas es arbitraria. En realidad, dichos componentes están estrechamente relacionados por lo que un sistema se estructura para su análisis dilucidando sus conexiones entre variables sociales y ecológicas en un determinado espacio. Así, el término sistemas socio-ecológicos acoplados enfatiza el entramado de relaciones ecológicas y sociales en torno a los recursos necesarios para el sostenimiento de la vida civilizada. Bajo esta perspectiva, un sistema socio-ecológico es una herramienta de análisis que parte de la combinación en un todo organizado del conjunto de factores sociales con un conjunto de factores ecológicos para, de esta manera, entender las reacciones de los factores ecológicos a cambios de los factores sociales y viceversa. Por ejemplo, se requiere de un sistema socio-ecológico acoplado para analizar cómo se agrava el abatimiento de los acuíferos en las ciudades con la expansión urbana a las zonas de recarga hídrica. El abatimiento de los acuíferos es resultado de una demanda de agua creciente y una reducción de la infiltración progresiva, mientras que la expansión urbana depende de procesos sociales y económicos autónomos, aunque se ciñe a la disponibilidad de agua de los acuíferos. El entrelazamiento de las relaciones causa-efecto entre los factores sociales, económicos e hidrológicos quedan así de manifiesto: El impulso a la urbanización a costa de los ecosistemas naturales afecta el ciclo hidrológico y, a su vez, ocasiona que disminuyan los aportes de agua al acuífero, del cual se extrae cada vez más agua para abastecer la creciente urbanización. El ejemplo anterior también sirve para esclarecer dos puntos fundamentales del enfoque de sistemas socio-ecológicos: la retroalimentación entre los componentes sociales y ecológicos y los límites o umbrales de comportamiento. Veamos, con una mayor expansión urbana, la demanda de agua crece y el abatimiento del acuífero persiste hasta agotarse. En este momento, se produce el colapso del sistema socio-ecológico porque el comportamiento original ya no es compatible con su nueva condición: La expansión urbana no puede continuar como antes dada la carencia de agua. Con este ejemplo no sólo se muestra la utilidad de este enfoque en la planeación y la gestión pública, sino también se enfatiza su aspecto transdisciplinario. En otras palabras, lo que se pretende es lograr que, al conocerse un umbral de comportamiento, sea posible diseñar acciones para disminuir la vulnerabilidad de un sistema socio-ecológico a cambios súbitos e indeseables.

Sistema socio-ecológico
Figura 1. Sistema socio-ecológico de MEGADAPT

Cómo se usó

El sistema socio-ecológico de MEGADAPT contiene particularidades que vale la pena destacar. En primer lugar, MEGADAPT parte de la premisa de que los riesgos a inundaciones, la escasez de agua y la salud se originan de un acoplamiento doble entre el sistema socio-institucional y el sistema biofísico-infraestructura, de ahí que se denominen riesgos socio-hidrológicos. Otra peculiaridad de MEGADAPT es que el sistema socio-institucional abarca aspectos relacionados con la infraestructura social o socio-política. Ésta determina en gran medida el tipo de decisiones que cada uno de ellos toma para enfrentar sus riesgos socio-hidrológicos. Esta infraestructura incluye factores tales como valores, necesidades y relaciones tanto formales (es decir, las reglamentadas oficialmente) como las no formales (que emergen de las estructuras de poder, por ejemplo, acceso a recursos, capacidad de organización, clientelismo político, corrupción, influyentismo, etc.). Así, el acoplamiento del sistema socio-institucional al sistema biofísico-infraestructura considera los procesos de toma de resoluciones que atañen a la infraestructura hidráulica, la expansión urbana y los ecosistemas naturales. Esto es, las decisiones que derivan del sistema socio-institucional se conectan con los componentes del sistema biofísico-infraestructura. De esta manera, se logra representar cómo las decisiones conducen a la modificación del clima urbano, el ciclo hidrológico y los acuíferos. Ello se traduce en mayores inundaciones (debido al mayor escurrimiento superficial y al incremento de la subsidencia causada por la extracción de agua subterránea), por un lado, y a la disminución de la disponibilidad de agua del acuífero, por otro lado. Todo esto se manifiesta a manera de patrones de vulnerabilidad a los riesgos socio-hidrológicos en la ciudad. El tercer aspecto único de MEGADAPT es el acoplamiento entre el patrón de vulnerabilidad y el sistema socio-institucional. Este acoplamiento permite analizar cómo los actores sociales perciben su entorno y reaccionan conforme a sus necesidades, valores y capacidades. Ello confiere al modelo las características propias de lo que técnicamente se conoce como un sistema complejo adaptativo, ya que considera explícitamente cómo los actores sociales pueden adaptarse y hacer cambios al interior del sistema socio-institucional. Respecto a la investigación transdisciplinaria, hay que señalar por último que MEGADAPT se ejecuta siguiendo un procedimiento formal, a través del cual los actores sociales participan en la integración del modelo y la interpretación de los resultados. Con ello se hace transparente cómo ciertos eventos y decisiones generan nuevos contextos de vulnerabilidad. Ello abre la posibilidad al diálogo informado entre todas las partes. Así, MEGADAPT constituye un proceso que se transforma a medida que avanza y, como consecuencia, propicia la innovación para afrontar los riesgos socio-hidrológicos en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Literatura relevante

  • Barton, J.R. (2009). Revisión de marcos conceptuales y análisis de enfoques metodológicos (barreras y viabilidad) para el desarrollo de una infraestructura urbana sostenible y eco-eficiente. CEPAL: Eco-eficiencia y desarrollo de infraestructura urbana sostenible en América Latina y el Caribe (ECLAC-ESCAP. ROA101). http://www.cepal.org/ecoeficiencia/noticias/paginas/2/36162/Barton.pdf.
  • Castillo-Villanueva, L., & D., Velázquez-Torres. (2015). Sistemas complejos adaptativos, sistemas socioecológicos y resiliencia. Quivera 17:11-32. http://www.redalyc.org/pdf/401/40143424002.pdf.
  • Eakin, H., L. A., Bojórquez-Tapia, M. A., Janssen, M., Gerogescu, D., Manuel-Navarrete, E. R., Vivoni, A. E., Escalante, A., Baeza-Castro, M., Maz˚ari-Hiriart, & A. M., Lerner. (2017). Urban resilience efforts must consider social and political forces. PNAS 114(2): 186-189. doi: 10.1073/pnas.1620081114.
  • Liu, J., T., Dietz, S. R., Carpenter, M., Alberti, C., Folke, E., Moran, A. N., Pell, P., Deadman, T., Kratz, J., Lubchenco, E., Ostrom, Z., Ouyang, W., Provencher, C. L., Redman, S. H., Schneider, & W. W., Taylor. (2007). Complexity of Coupled Human and Natural Systems. Science 317: 1513-1517.
  • Ostrom, E. (2009). A General Framework for Analyzing Sustainability of Social-Ecological Systems. Science 325: 419‑422.