El sistema socio-ecológico de Xochimilco presenta una alta vulnerabilidad social y biofísica que está relacionada con procesos de urbanización, erosión del tejido social, activismo político y sobreexplotación de los recursos, entre otros. Debido a esto, la capacidad para responder ante fenómenos naturales como el sismo ocurrido en septiembre de 2017 se ha visto afectada. Por esta razón, es importante replantear el enfoque de los proyectos de recuperación, de la implementación de políticas públicas y de la investigación científica. Estos enfoques deben orientarse a concretar transformaciones en el sitio que incluyan una visión a largo plazo, de modo que se le permita al sistema responder mejor ante condiciones futuras de estrés, manteniendo su funcionamiento en un contexto de sostenibilidad.

grieta

La situación actual del Xochimilco periurbano ilustra las características de lo que en sostenibilidad se denomina un problema perverso; es decir, es un problema complejo y urgente que no posee una solución única ni directa. No obstante, también es un espacio donde se pueden identificar oportunidades para trabajar de diferentes maneras y contribuir a procesos de cambio más profundos.

Leer el artículo completo en la revista Oikos.